Con Ella, con su vivir, aprendo a dejar ir, y es de las lecciones más importantes y emocionantes que me enseña mi abuela.