El hogar en el “espacio” entre los agapornis