A estas alturas no me interesan las moralinas. No creo que sea tiempo de buscar culpables, sobre todo porque si nos ponemos nadie se salva. Esto es, simplemente, algo que hemos visto que ha sucedido, reflexiono sobre lo que he visto, trato de aprender de los errores y decidir, en consecuencia, lo que sí está en mi mano.

Los gigantes se comieron gran parte de la industria y comercio local, y nuestra capacidad autónoma de reacción es muy pobre a nivel económico… pero quien sabe a lo mejor nos “rescatan” los gigantes, porque a fin de cuentas son los que tienen la pasta…