Si es lo suficientemente grande, pierdo el contacto objetivo con la realidad y vago flotando, sin rumbo.