Cuanto más lo alimento, más crece. Se “cocina” a fuego lento en mi mente y, cuando quiero darme cuenta, ya es inmenso.