La sorprendí en un campo de cereal verde, aún creciendo. Ella miró al cielo, extendió sus alas y echó a volar.