Al amanecer un globo y decenas de cigüeñas sobrevolaban el Pisuerga, todo estaba en silencio aún.