En mi pared hay un agujero, antes fue respiradero de alguna rejilla de la cocina, ahora está habitado por familias itinerantes de gorriones, a veces molineros, a veces comunes. Allí crían, pían y se refugian del tiempo y los depredadores.

Estampación sobre papel artesanal “garza”.