Algunos pensamonstruos pueden herirnos profundamente el corazón y poner en jaque todo nuestro sistema.