Los fantasmas, en las fronteras de nuestra psique, siempre en el mundo de lo invisible a los ojos. La danza entre la tentación que te quiere atrapar y tu intención genuina de seguir adelante, para llegar al objetivo que todo lo ilumina y comprende. El primero que llega ayuda al resto.

Con ayuda de: rotuladores, lápices de colores y acrílicos