Esta representación de un martinete es el resultado del curso de mokuhanga que impartió magistralmente Fabiola Gil en su estudio en Zaragoza.