Siguiendo la pista de la información y reseñas de antiguos molinos papeleros en Valladolid y provincia hasta el s. XIX

Sobre la investigación

La historia del papel está entretejida con la Historia, aunque yo no me daba cuenta de la complejidad de ese tejido hasta que me sumergí en esta investigación.

Para comprender e iniciar una investigación, necesitas verla en su contexto, comprender una época para entender su intrahistoria. Ha sido, y sigue siendo, necesario hacer todo un repaso histórico del momento, y sigo tirando del hilo porque siempre se puede profundizar más.

Tratándose, además, de información tan lejana en el tiempo, con grandes lagunas de información y de desinformación, es de entender, y por favor, espero que se entienda, que la información que os comparto pueda ser modificada conforme vaya profundizando más y más en los datos.

Tengo un gran respeto por las fuentes bibliográficas que me han guiado en el camino. Textos de Oriol Valls i Subirá, de Nicolas García Tapia o de Anastasio Rojo Vega, que aún hoy sigo desgranando, donde hay páginas en las que sólo un párrafo da para abrir muchas investigaciones paralelas; y aunque no doy a investigación por terminada, para mí y para el ritmo de este proyecto, era necesario empezar a aterrizar el contenido que he ido reuniendo, y compartirlo con todas las reservas posibles.

También hay que destacar que yo no soy historiadora, ni investigadora de oficio, pero siento pasión y un gran respeto por este tema. Lo que me mueve en esta investigación es evitar que todo este conocimiento caiga en el olvido y pongo a servicio de ese propósito todas las herramientas de las que dispongo.

Sobre los molinos

Es difícil determinar el origen de los molinos papeleros de nuestra provincia o de cualquier otra de la península, porque como cuenta el Sr. Valls i Subirá, hubo molinos, no llamados “papeleros” como tal, en los que se fabricó papel, estos eran algunos batanes, molinos de paños o de trapos, almazaras y molinos de cereal, en los que bastaba con cambiar la cabeza de los mazos para adecuarla a la labor papelera. Lo que sí está claro es que el papel que comenzó a realizarse en la península y en nuestra provincia era papel de trapos, se llama así al papel cuya pasta se obtiene de la molienda de piezas textiles de lino o cáñamo, principalmente al inicio, que se reciclaban de viejas prendas de vestir, capazos, alpargatas…

Algunos investigadores descubrieron documentos que afirman que en esta provincia hubo que traer maestros catalanes para enseñar el oficio a los vallisoletanos de la época, o para mejorar la calidad del papel fabricado, debido a la gran tradición e industria papelera de esa zona de la península.

El registro de molinos papeleros (ojo, ya denominados así) de nuestra provincia, parece estar vinculado a la aparición de la imprenta. Estos molinos servían a las órdenes religiosas o las imprentas que eran sus propietarios, pero también servían papel que se vendía en los mercados de las villas cercanas.

Los molinos papeleros de esta época fabricaban el papel a partir de trapos viejos que reutilizaban y transformaban en pasta de papel. Según las posibilidades de cada molino se fabricaban varios tipos de papel: papel de estraza (en su mayoría), papel de estanco, papel de fumar, papel común… también se fabricó papel de mayor calidad para escribir, para impresión y para la impresión de Bulas.

Algunos molinos tuvieron cierta fama y protección de los monarcas del momento debido a la calidad de su papel, aunque también hubo intrigas y entramados políticos de los poderes de la época, que determinaron, como en todo, ciertos aspectos del desarrollo de esta industria.

Algunos de estos molinos funcionaron en nuestra región durante siglos, incluso después de la Guerra de la Independencia, y la mayoría de los molinos se convirtieron, a finales del siglo XIX con los inicios de la revolución industrial y un poco antes, en harineras, y como antiguas harineras se les conoce hoy en día, quedando enterrado en su historia su antiguo pasado como molinos papeleros, un pasado que pretendo desenterrar.

Molinos papeleros que he recopilado hasta la fecha:

La información recopilada en estas páginas proviene de varias fuentes (que se citan) y está en constante revisión por ser documentación tan antigua. Si ves algún error que puedes confirmar con otra información por favor te agradecería que me lo hicieras llegar a hola@estelacreativa.es

También deseo presentar mi respeto y agradecimiento a todos los investigadores e historiadores que menciono, su labor y su trabajo han hecho posible esta recopilación de datos y posterior trabajo de campo.

Las fotografías mostradas en este artículo las he realizado yo misma, excepto las que se indica lo contrario. Están bajo licencia Creative Commons CC BY-NC-SA, siéntete libre de usarlas en esos términos.