Y a veces son mis palabras las que lo alimentan.