A mi abuela materna le gusta colorear. Cuando hago algún dibujo me dice siempre “que bonito, qué cosas haces hija” y siempre le digo “un día te traigo unos cuantos para que les colores tú”. Este es el primero que le hago. Hace poco me contó que su mamá iba a por harina al molino del pueblo y con ella hacía pan, y pensé dibujar una panadera. Me hace tremendamente feliz que este dibujo lo acabe mi abuela a su manera, a su modo saliéndose de la línea si quiere, dejando salir todo lo que lleva dentro con sus colores. Le encantan los colores.

Ella no leerá esto porque además lee regular, pero yo necesitaba compartirlo, creo que hoy estoy así como sensible. Y algo de este dibujo me emociona, supongo que es el amor con el que lo he hecho.

Aunque o olvidara todo, le quedan los colores, coger una pintura y colorear, siempre nos queda eso, que no te cuenten si lo haces bien o mal, porque a veces necesitamos sacar los colores para uno mismo y lo hacemos como nos de la gana, sin reglas, libres.

Puedes descargar la imagen y usarla para colorear.