Nuestros pensamientos forman un todo con nuestra emoción y nuestro cuerpo, por tanto los pensamonstruos influyen en todo el sistema y nos generan sufrimiento que, en esta ocasión, es la señal de alarma para que observemos que algo no está funcionando correctamente y le pongamos remedio.

Nos atenazan el corazón.