La comunidad tiene sus propios pensamonstruos comunes, consensuados o impuestos, que alimentamos individual y colectivamente a medida que crecemos en el mundo.