…De cuando nos herimos el uno al otro, sacamos los perros y nos dejamos llevar por nuestros pensamonstruos y ya no distinguimos la verdad de la ira y sólo queremos vencer al otro.